Gatera » Historias gatunas

Historia y evolución del gato

1 diciembre 200912.843 vistas21 ronroneos

El gato o gato doméstico, cuyo nombre científico es Felis silvestris catus, es un pequeño mamífero carnívoro. El gato vive en convivencia cercana al hombre desde hace unos 9.500 años, fecha muy anterior a las previas estimadas en 3.500 a 8.000 años. Los nombres actuales más generalizados (cat, chat, catto etc.) derivan del bajo latín cattus, palabra que aludía especialmente a los gatos salvajes en contraposición a los gatos domésticos que, en latín, eran llamados felis.

Clasificación científica

Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Carnivora
Familia: Felidae
Género: Felis
Especie: F. silvestris
Subespecie: F. s. catus / F. s. domesticus

Basándose en la morfología los científicos han llegado a la conclusión de que los gatos salvajes (Felis silvestris), fueron los antepasados del gato doméstico. Reconstruir la historia del gato doméstico es muy difícil porque el esqueleto de éste y el del gato salvaje son virtualmente indistinguibles. Desde el punto de vista anatómico lo que les separa, además de una pequeña diferencia de tamaño, es principalmente el color del pelaje, pero la piel y el pelo que le acompaña no duran mucho tiempo enterrados.

Además, los restos de gatos domésticos, a diferencia de lo que pasa con las fuentes de alimentos como puedan ser las vacas, cerdos, ovejas y otros animales domésticos, son poco abundantes. El gato salvaje es una única especie, pero consta de cinco subespecies que viven en Europa, África Subsahariana, China, Asia Central y Oriente Próximo.

distribución subespecies gatos

Hay docenas de razas de gatos, algunas sin pelo o sin cola como resultado de mutaciones genéticas, y existen pelajes con una amplia variedad de colores. Son expertos depredadores y pueden cazar más de cien especies diferentes de animales para alimentarse. También son animales que pueden asimilar algunos conceptos, algunos poseen la capacidad de ser entrenados para manipular mecanismos simples aunque tienen una capacidad inferior a la de otras mascotas como un perro por ejemplo, son mucho menos inteligentes pero aprenden a ser más astutos con la repetición en los juegos y observando como actuan los humanos, entendiendo que deben hacer para abrir una puerta, ser alimentados, beber agua del grifo o mejorar sus habilidades en los juegos de caza.

Se comunican con maullidos, gemidos, silbidos, gruñidos y alrededor de un centenar de diferentes vocalizaciones, además del lenguaje corporal. Se cree que el gato salvaje africano, Felis silvestris lybica es su ancestro más inmediato. Como animal de compañía, es una de las mascotas más populares en todo el mundo. Debido a que su domesticación es relativamente reciente, pueden vivir en ambientes silvestres formando pequeñas colonias. La asociación del gato con los humanos lo condujo a figurar prominentemente en la mitología y en leyendas de diferentes culturas, incluyendo a las civilizaciones egipcia, japonesa, china y escandinava.

Es un animal instintivamente cazador. Los gatos de granja o de campo viven de forma semisalvaje y cazan ratones y ratas que de otra forma se comerían importantes cantidades de grano y otras cosechas. Los gatos domésticos tratan de capturar insectos, ratones y pequeños pájaros instintivamente, aunque generalmente no los consumen ya que están acostumbrados a comer pienso y sobras del dueño.

gatos

Los ancestros de los actuales gatos domésticos comenzaron a separarse de las líneas salvajes hace mas de 100.000 años. Los ancestros directos de los gatos domésticos habrían abandonando gradualmente la vida silvestre para convivir con la especie humana atraídos por los roedores que parasitaban a las comunidades humanas, cazándolos e indirectamente ayudando a los humanos a conservar la producción agrícola. A diferencia de los perros, aunque dentro de los gatos actuales hay variedad de razas que se mantienen por crianza selectiva, no hay un intervalo muy grande en peso y estatura, los gatos difieren entre razas más por características como las orejas, el pelaje (colores, longitud y forma del pelo), la forma de la cabeza, pero no hay una diferencia tan grande de pesos y tamaño como entre un perro chihuahua y un perro San Bernardo o Gran Danés.

En el antiguo Egipto la primera aparición de gatos domesticados parece haber sido en el llamado período del Nuevo Reino. Aparecen en las pinturas antiguas e incluso se han encontrado gatos momificados que eran enterrados junto a sus dueños. Tienen un cierto parecido a los gatos salvajes con tonalidades atigradas. Para los egipcios, eran animales sagrados y, como tales, el castigo por matar a uno de éstos era la muerte. La diosa Bastet era representada con cabeza de gato.

Eran objeto de adoración y tratados como divinidades. Cuenta la leyenda que guerreros egipcios se rendían ante los persas cuando éstos sostenían gatos frente a sus escudos, ya que los persas sabían que los gatos eran considerados casi como dioses. Los egipcios eran capaces de rendirse antes de lastimar a alguno. Dicen que así fue como perdieron a la ciudad de Pelusio (actual Puerto Said).

Es curiosa la historia de Bastet, la diosa gata. La mitología cuenta que Ra, dios del sol, cansado de la rebelión de los hombres, envió a su hija que tomó el aspecto de una leona, Sekhnet, furiosa y sanguinaria, que tomó iniciativa propia y comenzó a aniquilar a los hombres. Entonces Ra, tuvo que enviar a un guerrero, Onuris, que amansó a Sekhnet, convirtiéndola en Bastet, una diosa maternal que se hizo muy popular en el pueblo egipcio.

Bastet se convirtió así en la diosa de la música, de la danza, de la alegría y de la maternidad. Muchos historiadores creen que es el antecedente pagano a la adoración a la Virgen María. Era representada como una mujer con cabeza de gata o a menudo como un gato sentado, de cuello estilizado. De todas las razas de gatos actuales, el abisinio sería el más parecido a esa representación.

En la edad media europea fueron menos afortunados, eran perseguidos de forma totalmente erronea por considerarse aliados de causas diabólicas y portadores de enfermedades. Aunque esta idea fue perdiendo fuerza cuando empezó a valorarse su rol en la lucha contra las ratas, que trasmitían enfermedades como la peste.

Actualmente los gatos domésticos se encuentran agrupados en diversos clades (o grupos genéticos), encontrándose en el rastreo del ADNm cinco hembras ancestrales para todas las subespecies gatunas, los mismos rastreos genéticos señalan una filiación directa de los gatos domésticos actuales con los gatos salvajes del Medio Oriente, no encontrándose la misma proximidad ni con los gatos salvajes africanos (Felis silvestris lybica) , ni con los gatos salvajes europeos (Felis silvestris silvestris). El ancestro común a todos ellos vivió en Oriente Próximo hace 130.000 años. Eras gatos silvestres que vivían alrededor Mesopotamia y en la zona pegada al Mediterráneo de lo que hoy es el sur de Turquía (Creciente Fértil).

La humanidad empezó a ser sedentaria y a cultivar la tierra entre hace 10.000 a 12.000 años precisamente en esa región del globo. Estos científicos creen que la domesticación del gato salvaje ocurrió media docena de veces más o menos porque encontraron cinco linajes de ADN mitocondrial en los gatos modernos.

La prueba histórica más antigua de la domesticación del gato viene dada por determinadas piezas de arte egipcio del siglo 20 antes de Cristo. Y las prueba arqueológica más antiguas que revelan esta domesticación, encontradas en 2001 en Chipre, consiste en un esqueleto de gato que fue enterrado con un humano hace 9500 años (Science, 9 April 2004, p. 189).

creciente fertil

Las evidencias arqueológicas indicarían que uno de los primeros lugares de domesticación de los gatos fue la isla de Chipre hace unos 9.500 años y que poco tiempo después estos felinos eran comunes entre las culturas de la Creciente Fértil, luego, hace quizás unos 3.500 años, y probablemente a través de comerciantes fenicios, el gato era introducido en Europa continental desde el Antiguo Egipto lo cual es respaldado por las estatuas encontradas asi como referencias mitologicas.

estatua gato

El gato doméstico fue denominado Felis catus por Carolus Linnaeus en su obra Systema Naturae, de 1798. Johann Christian Daniel von Schreber llamó Felis silvestris al gato salvaje en 1775. Es considerado, actualmente, una de las subespecies del gato salvaje: por las estrictas reglas de prioridad del Código Internacional de Nomenclatura Zoológica, el nombre de las especies debería ser F. catus desde la primera publicación de Linnaeus. Sin embargo, en la práctica, la mayoría de los biólogos utilizan F.silvestris para las especies salvajes y F. catus sólo para las formas domesticadas.

En la opinión Nro. 2027, publicada en el Volumen 60 (Parte I) del Bulletin of Zoological Nomenclature (31 de marzo de 2003), la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica confirmó la utilización de F. silvestris para denominar al gato salvaje y F. silvestris catus para las subespecies domesticadas. F. catus sigue siendo válido si la forma domesticada es considerada una especie separada.

Johann Christian Polycarp Erxleben llamó Felis domesticus al gato doméstico en su obra Anfangsgründe der Naturlehre and Systema regni animalis, de 1777. Este nombre y sus variantes Felis catus domesticus y Felis silvestris domesticus son vistos a menudo, pero no son nombres científicos válidos bajo las reglas del Código Internacional de Nomenclatura Zoológica.

Durante la Edad Media, se pensaba que eran familiares de las brujas o personas que realizaban experimentos y cultos mistéricos con su conocimiento de la naturaleza. A veces se los quemaba vivos o se los tiraba desde la cumbre de edificios altos durante las festividades. En el mundo occidental es común la creencia de asociar al gato negro con la mala suerte (aunque hay excepciones, por ejemplo, en el Reino Unido). Para las personas supersticiosas, cruzarse con un gato negro de forma súbita, es augurio de infortunios. De hecho, se dio el caso de culpar a los gatos de transmitir la peste bubónica, con lo que fueron exterminados en masa en pueblos y ciudades, algo totalmente erroneo ya que contribuyeron a que se multiplicara la población de ratas, auténticos propagadores de la plaga, cuando se dieron cuenta de las habilidades de los gatos como cazadores de roedores, las ratas fueron diezmadas por los felinos.

En tiempos más modernos, la Iglesia Católica ha declarado también como santos patrones de los gatos a San Antonio de Abad, San Francisco de Asís y San Martín de Porres incluyendo a este felino con los demás animales domésticos, similar a los antiguos egipcios sin importar la raza y el color. Es uno de los doce animales del ciclo de 12 años del zodíaco vietnamita, relacionado con el calendario chino (en este último, el signo zodiacal es el conejo o también gato).

En el Tibet se les considera desde tiempos inmemoriales guardianes de reliquias y templos, posiblemente por la robustez ostensible e inteligencia atribuida a la variante siamesa que allí en la cima del mundo, se desarrolla. Animal sagrado, venerado y a veces mimado excesivamente, en el seno del budismo tibetano se le considera acompañante en el tránsito obituario, y, en los sueños lúcidos, el subconsciente del que sueña (o viaja) es representado por un gato gigante, obeso, mudo y bonachón.

En la actualidad, el gato es una de las mascotas más queridas y presentes en los hogares, dado que son apreciados aunque, como animales de compañia, rara vez realicen aportaciones como cazar roedores por la casa. Los gatos caseros no necesitan muchas horas de cuidado diario ni salir a pasear, aunque requieren pienso de calidad, un lugar cómodo y calentito para descansar, asi como mimos para ronronear. Al contrario de lo que la mala prensa dice sobre que los gatos son ariscos y poco fieles, los felinos domésticos forman fuertes vínculos con las personas que los cuidan, buscándolos para jugar y ser atendidos, ronroneando y frotándose.

publicidad




Si te gustó este artículo puedes suscribirte gratuitamente al feed del blog gatuno o puedes recibir las novedades por email. Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:


También puedes consultar artículos relacionados que hemos publicado y pueden interesarte:



¿Te gustó? (5 votes, average: 1,00 out of 1)
Loading...Loading...
 :sonrie: :salta: :ronroneo: :rasca: :pet: :ovillo: :lloro: :hug: :enojado: :despierta: :culete: :blue: :?:

21 ronroneos »

  • Maria Ottino maulló:

    :sonrie: el gato es el mejor animal por ser felino yo tengo a Enero, Primero de Mayo, Felino, Salome, Estrellita, Garfield, Africa, Kenia y hace poco se me fue Cosquin.

  • Black Cat maulló:

    Me encantan los gatos, soy un fan de estos interesantes y misteriosos animales. Me siento identificado con los gatos soy vanidoso como ellos y soy muy agil… nunca como un gato pero muy agil. Tambien hay muchos rumores y mitos sobre ellos que los vinculan a cosas sobrenaturales, de cualquier modo son fascinantes. Otra cosa que me gusta de ellos es su anatomia diseñada para cazar con una increíble agilidad y sus sentidos muy desarrollados como su visión nocturna y su gran oido, etc.

    Bueno me gustó la info de la página está muy interesante para personas que le gustan los gatos, mis amigos me dicen Catman porque mi segundo nombre es Félix y porque mis ojos son pardos, a veces se ven amarillos. Me bautizaron con ese nombre y debo admitir que me encanta, me siento identificado.

    Bye.

  • Claudia maulló:

    Hola, me gustaria saber cual es el autor de esta informacion y la bibliografia de donde obtuvieron esta informacion. Gracias, muy completo.

  • Isela maulló:

    ¿No tendrán una imagen de cómo era antes el gato? Si la tienen publiquenla porfa.

  • Carmen Padilla maulló:

    Si, los gatos son fascinantes… Como yo, dicen que soy como ellos.

  • Shirley maulló:

    Hola a mi me encantan los gatos, son muy tiernos con sus familias. :sonrie:

  • Luz Padilla maulló:

    :lloro: Hola en mi opinion particular siento una extraña atracción por los gatos, creo que fui un felino en alguna de mis reencarnaciones, durante la transmigración del alma.

  • Joe cat maulló:

    Muy completo… aunque yo tengo dudas sobre cómo tratar a un gato.

  • Vanessa Kareli Reyes Torres maulló:

    :hug: amo a los gatos :blue:

  • Vanessa Kareli Reyes Torres maulló:

    Quisiera saber sobre el celo de los gatos :blue:

  • Aaron García Santos maulló:

    Yo quiero ver la evolución de la especie en una imagen, un diagrama evolutivo del gato (=_=)

  • Rachel maulló:

    :salta: Me encantan los gatos, me encargaron una tarea y parte del artículo me sirve.

  • You, Angel maulló:

    Podrían haber puesto más imágenes sobre cómo evolucionaron los gatos en miles de años incluso antes de las culturas fluviales de Egipto y Mesopotamia, y tal y cómo los hemos conocido hasta el siglo veinte antes de la aparición de las razas felinas por crianza seleccionada.

  • Kelly maulló:

    :ronroneo: Bastante erudito.

  • Olga maulló:

    Me gustó saber algo de la evolución del gato como especie, el artículo es didáctico aún sin estar en un medio académico.

  • Ale maulló:

    Me gustan los gatos, trato de leer sobre ellos cuando puedo.

  • Martha maulló:

    Me encanta el ronrroneo de los gatos, debería estar estudiado en su evolución biológica. Pasenla bien, amor y paz.

  • Alizon maulló:

    Me fascinan los gatos, los amo.

  • Emma Isabel maulló:

    A mí me encantan, tengo uno y es muy cariñoso. :blue: ¡Amo a los gatos!

  • Diana maulló:

    :blue: ¡Hola… miauuuu! Me encantan los gatos.

  • Luis maulló:

    Bien documentado.

Ronronea si te gustó el sitio!

Ronronea en el formulario. Puedes también suscribirte a los comentarios via RSS.

Puedes usar las etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El blog permite mostrar los avatares de Gravatar, si quieres crearte uno puedes ir a Gravatar.com.